MODELO EDUCATIVO

Ante un entorno que se encuentra en constante cambio, en la Universidad Carolina tenemos claro que los procesos de enseñanza-aprendizaje también requieren estar en continua transformación, siempre con la finalidad de brindarle a nuestros estudiantes las oportunidades formativas que les permitan estar a la altura de sus retos y aspiraciones y contribuir de manera inteligente y estratégica a la mejora de sus vidas y sus comunidades.

Para ello hemos desarrollado un modelo educativo que integra diversos elementos, principios y prácticas pedagógicos que han sido probados y reconocidos por su relevancia y pertinencia en el ámbito formativo, mismos que incluyen, entre otros, las siguientes:

Nuestra Comunidad

Un elemento central de nuestro modelo radica en la comunidad universitaria que hemos formado. Una comunidad que fomenta la existencia de un ambiente de confianza, respeto, colaboración y estímulo entre quienes tenemos el privilegio de formar parte de ella. Una comunidad que tiene clara conciencia sobre la importancia que tienen las relaciones de confianza que forjamos en nuestro desarrollo personal y colectivo y que aprovecha la plataforma de nuestra universidad para fomentar dichas relaciones. Para que nuestra comunidad funcione como lo tenemos previsto, procuramos que los diferentes miembros de la misma contribuyan según se define a continuación:



Nuestra Cultura


En Universidad Carolina compartimos un claro sentido de corresponsabilidad, colaboración y trabajo basados en nuestra Misión, Visión y Valores institucionales, nuestros reglamentos y normas de convivencia y nuestro sistema de gestión, mismos que nos permiten construir la cultura que soporta el quehacer educativo de nuestra institución.




Misión
Visión
Valores
Normas
Sistema
Iniciativa

Nuestra Práctica Pedagógica

APRENDIZAJE SIGNIFICATIVO

Un aspecto fundamental de la propuesta educativa de la Universidad Carolina radica en la generación de oportunidades para que nuestros alumnos aprendan a través de experiencias que muestran cómo se aplican los conocimientos en situaciones reales de su entorno. Para ello, nuestro talento docente aplica diversas prácticas tales como el Aprendizaje Basado en Problemas, Aprendizaje Basado en Proyectos, Aprendizaje Basado en Fenómenos, y otras metodologías que facilitan el que nuestros estudiantes construyan sus aprendizajes de manera que sean significativos y relevantes para su vida.

NUESTROS EJES FORMATIVOS

Para desarrollar el perfil de egreso que nos hemos planteado como objetivo para nuestros alumnos, hemos definido los siguientes cinco ejes formativos:



 




Perfil de Egreso

 

Las diversas oportunidades y esfuerzos formativos que brinda nuestra universidad están enfocados en desarrollar en nuestros estudiantes un perfil que reúne un conjunto integral de conocimientos, habilidades, actitudes y valores que les permita consolidarse en su aportación de valor a sus propias vidas, a la vida de su comunidad y al sostenimiento de nuestro entorno compartido. A continuación les compartimos los elementos centrales de dicho perfil:

Nuestros estudiantes tienen plena conciencia de que comparten la responsabilidad de actuar de manera ética y responsable en sus vidas y de guiar sus acciones bajo el principio del bien común y el respeto al estado de derecho y a la vida en todas sus manifestaciones.
Nuestros estudiantes han desarrollado una visión y compromiso global a través de la cual son conscientes de su interdependencia con los demás, de la necesidad de respetar y apreciar la diversidad y de participar de manera activa en la construcción de una sociedad más justa y más humana.
Nuestros estudiantes valoran y practican la colaboración con los demás, como una de las maneras más efectivas para resolver nuestras necesidades compartidas.
Nuestros estudiantes tienen la capacidad de analizar de manera imparcial y objetiva su entorno y la información que tienen a su alcance, para con ello mejorar sustancialmente sus contribuciones.
Nuestros estudiantes tienen la capacidad de analizar de manera imparcial y objetiva su entorno y la información que tienen a su alcance, para con ello mejorar sustancialmente sus contribuciones.
Nuestros estudiantes han consolidado su aprecio por aprender y desarrollar nuevos conocimientos, lo cual les permite contar con un estímulo intrínseco por conducir su propio proceso de aprendizaje.
Nuestros estudiantes tienen la disposición y capacidad para resolver los diversos retos que se encuentren en la vida y en el trabajo, aplicando sus conocimientos y relaciones para lograr dicho fin.


 

El desarrollo integral de cada persona que busca completar un programa de estudio en nuestra casa académica se constituye en la primera dimensión de impacto de nuestro quehacer universitario ya que es principalmente a través de sus respectivas contribuciones como personas y ciudadanos que se magnifica el impacto de nuestro esfuerzo colectivo.

 

La universidad, tanto como institución como a través de sus miembros, busca aportar valor y liderazgo a diversos esfuerzos de mejora en las comunidades donde operamos, buscando con ello la sostenibilidad económica, social y ambiental de nuestro entorno.

 

Aportar valor en la constante búsqueda de la verdad que compartimos como especie es también una dimensión de impacto significativa de nuestra institución, lo cual fomentamos a través de nuestros propios procesos de enseñanza-aprendizaje y de investigación.